GYP-SEAKING DAPHNE
La experiencia submarina en uno de los lugares más naturales de la Tierra.

Formando parte del archipiélago de las Islas Galápagos (Ecuador) y frente a la costa norte de Santa Cruz, se encuentra una pequeña isla llamada Daphne Menor, que es un cono de piedra asomado en altamar y uno de los 3 highlights de buceo en Galápagos.

En general mis spots de buceo preferidos son los que tienen paredes verticales, porque además darme el gusto de sentirme sirenita por un rato, siento también que soy un ave sobrevolando un acantilado y apreciando todo un mundo de maravillas abajo mío… Ah!, ¡Cómo me encanta esa sensación! So, cuando me dijeron que en Daphne había una gran pared de coral negro, dije –
¡Ahí es que voy!

Ese día salimos de Santa Cruz tempranito, navegamos en bote unos 40 minutos, y ya frente a la gran roca que se asomaba en el medio del océano nos arrojamos al agua haciendo inmersión a la deriva, y comenzamos a descender a lo largo de una impresionante bajada de la pared inclinada.
Apenas comenzamos el descenso era admirable la cantidad de vida submarina que podía apreciarse; y a pesar de que en esa zona siempre hay plancton en el agua (pequeños organismos que flotan y suelen dificultar un poco la visibilidad), la belleza natural y animales están tan cerca de uno que no fueron problema para disfrutar de todo ese encanto submarino.
Lo primero que vi que me llamó la atención fueron unas grandes y coloridas estrellas de mar; nunca había visto unas tan gorditas y con puntitos tan brillantes como esas, ¡eran hermosas!
También había erizos y esponjas de colores que parecían descansar sobre la roca.
Luego encontramos una cueva de tiburones de arrecife de punta blanca, y allí nos quedamos un rato observándolos nadar y sorprendiéndonos de la cantidad que había y de que parecían no darse cuenta que estábamos allí, compartiendo el mismo espacio físico.
A nuestro lado pasaron algunas rayas águilas, un par de tortugas y varios peces de diferentes colores, que por unos minutos fueron nuestros compañeros en ese trip submarino.
Seguimos viaje disfrutando del paisaje; y en eso estaba yo totalmente encantada y distraída mirando hacia abajo sintiéndome pájaro, cuando de repente me encuentro entrando en un túnel de peces. Levanto la vista y veo que estoy en medio de un enorme, gigantísimo cardumen de millones y millones de Salemas ~ pez endémico de Galápagos ~ ¡La gota que rebalsó el vaso de mi plenitud! Me quedé largo rato jugando e internándome en la masa de peces, que nos abrían camino cuando uno de nosotros quería pasar y luego volvían a cerrarse rodeándonos y formando una gran pared de peces que parecía impenetrable.
Creo que gasté (o mejor dicho invertí) medio tanque jugando con los Salemas, ¡y claro que valió el oxígeno!

 

 

Realmente para mí fue una experiencia única. Cada vez que buceo me quedo con alguna sensación que me deja el mar; en Daphne fueron 2 las sensaciones atesoradas: volar sobre el acantilado y jugar con un cardumen de millones de peces. No podría haber deseado más.

Les comparto un video que armé recopilando lo que había filmado underwater. ¡Espero les guste!

“La mejor manera de observar un pez es volverse pez.”

~ Jacques Cousteau



Espero tengan la oportunidad de vivir tan linda experiencia y conocer el encanto natural de las Islas Galápagos, uno de los pocos lugares del mundo donde los animales y el hombre conviven en perfecta armonía.

oleadas de ♡,
Ani

 

<*)))>{  ¸.•*¨*•.¸¸.•*¨♡