Lo que te marcó ayer no te define por el resto de tu vida.

La fortuna de la vida es poder vivir cada día como lo quieras vivir. Cada uno es tu obra de arte, tu diseño, cual si fuera un pedazo de ti que necesitas crear a diario. Y la vida entera es tu propia galería. Dibújala como quieras, llénala de colores, dale forma cada día. No esperes a quedarte sin pintura y no te frustres si te sales de la línea, o si no luce como imaginabas al principio. Como todo artista, es tu belleza sin igual la que expones, y como toda obra de arte en una galería no todos la verán y pensarán que es una bella obra. En la vida, así como en el arte, es necesario aprender a escuchar la crítica y no morir en el intento de aceptarla, pues al final del día son solo puntos de vista que ayudan a construirte, valorarte y quererte. No te quedes estancada en la frustración del día malo que tuviste ayer o en lo que no pudiste terminar. Utiliza cada día como la oportunidad de exponerte al mundo tal cual eres, con tus marcas, tus pinceladas, tus trazos y tus embarres.

Haz tuya esa línea clichosa de “vivir cada día como si fuera el último” y aplícala en serio, como si hoy fuera la última exposición de tu vida entera.

con ♥,
Fran

“El coraje es como un músculo. Lo fortalecemos usándolo.”

~ Ruth Gordon

PFDHUN2MLE