Salir de viaje por 3 meses y volver certificada como instructora de yoga.

Un viaje de mil millas comienza con el primer paso… y ese paso puede ser tan sencillo como escoger un destino, o tan complicado como arriesgar tu puesto de trabajo si lo deseas realizar exactamente como lo sueñas.

Hace unos años, mientras cursaba mi maestría en Buenos Aires, tuve la suerte de conocer a Pamela Schroth, una chica peruana que se robó mi corazón y en la que tuve la oportunidad de encontrar una hermana para toda la vida. Casi 7 años han pasado, y esa semilla de hermandad que sembramos allí no deja de sorprendernos. No solo cultivamos una amistad inquebrantable sino que seguimos coincidiendo en la misma idea que nos unió, VIAJAR ES NUESTRO MOTOR Y ANTÍDOTO.

Hoy, a sus 33 años, con 4 continentes y 15 países recorridos, y sobre 40 ciudades a sus espaldas, quiero contarles sobre la aventura más reciente de esta súper gypsea viajando a través de Asia y Europa por 3 meses corridos…

Parte 1: Hacer un plan de viaje y conseguir el presupuesto

El tema del presupuesto para un viaje de tres meses es muy importante y a veces muy difícil de planear, pues no siempre tienes la certeza de seguir un plan de recorrido al pie de la letra. Puede ser que una ciudad te guste como para quedarte más de lo planteado en un principio, o todo lo contrario, puedes irte moviendo más rápido si algo no te gusta o confrontas algún contratiempo. Como también puede ser que necesites transportarte de X manera en vez de la planeada inicialmente para ahorrar tiempo. En fin, eso es lo bueno de planear un viaje sola, puedes viajar a tu gusto y libertad. El único plan fijo que tenía Pamela desde el inicio, era aprovechar una parte del tiempo de su viaje para lograr su sueño de certificarse como instructora de yoga. La planificación de su presupuesto incluía este factor, por lo que los esfuerzos de ahorro fueron planeados con 1 año de anticipación.

Curso de Instrucción de Yoga en Tailandia

Pamela tenía muy claro desde el principio que quería conocer y recorrer Asia, por lo que lo visualizó como el lugar indicado para recibir su ‘Yoga Teacher Training’. Era la oportunidad perfecta para conectar con la cultura oriental y los principios de esta disciplina. El programa que más le convenció en su research, gracias a la recomendación de una amiga que conocía en su curso de yoga en Perú, fue Akasha Yoga Academy, cuyo programa se ofrece durante un mes y podía elegir cursarlo en la isla de Kho Phangang en Tailandia (sí, en la de los barquitos! ) o en Ubud, en Bali Indonesia (la ciudad famosa por los campos de arroz y los grandiosos templos). Aquí los detalles del curso que Pamela realizó:

Duración: 1 mes

Curso: $2,150 US (Early Bird)

Hospedaje: $380 US – Opción Bungalow con cocina compartida y 4 roommates mujeres
Plan alimentario: $220 US (desayuno, almuerzo y cena)

Especialización: 200 hrs Hatha Yoga Teacher Training

Nivel: Conocimientos básicos

Idioma: Inglés

Lugar: Kho Phangang, Tailandia

Presupuesto TOTAL: $2,750 US

Diseño de la ruta y Presupuesto

La ruta elegida fue:

Perú ➳ Tailandia ➳ Vietnam ➳ Indonesia ➳ Singapore ➳ Portugal ➳ Italia ➳ España ➳ Perú

Presupuesto TOTAL del viaje: $8,000 US

GypseaWeek_Pame_Itinerario

Parte 2: Lograr conseguir una licencia de trabajo

Pamela es especialista en marketing digital y trabaja en una agencia digital como Account Conector para Coca Cola Perú. Llevaba tiempo queriendo realizar un viaje que no estuviera limitado a sus dos semanas de vacaciones pero siempre pensó que realizar un viaje por 3 meses podría costarle su puesto de trabajo. Primero porque su posición es clave entre su equipo de trabajo y cliente y segundo, porque nunca pensó que le darían la oportunidad de abandonar un puesto así solo por ir a lograr un sueño de interés personal. Todas sus obligaciones diarias de conexión agencia-cliente, coordinación de proyectos, aprobaciones y el simple hecho de funcionar como un motor en su agencia para que los proyectos sucedieran, la intimidaban cada vez más para tomar el gran paso: pedir una licencia que le permitiera viajar por 3 meses y seguir reteniendo su puesto de trabajo. ¿Intimidante no?

Así Pamela se preparó con 3 meses de anticipación. El día que habló con su jefa, tenía muy claro lo que quería hacer, estaba consciente de que podría arriesgar su puesto si las cosas no marchaban como esperaba y muy importante, le proponía un plan detallado. Pamela ya había contactado a una amiga con la cual había tenido la oportunidad de trabajar anteriormente, en quien confiaba plenamente por su ética, habilidades de trabajo y experiencia en su mercado. Afortunadamente fue una propuesta atractiva para esta chica ‘freelance’, quien aceptó el reto y con quien Pamela estará agradecida siempre. Son pocas personas y amigas en las que puedas confiar tu puesto de trabajo.

Hay dos elementos esenciales que Pame trae y que fueron claves para lograr ese segundo e importante paso del viaje:

  1. Atreverse y tener clara la meta
  2. Ir con un plan

La primera es la más importante y tiene que ver con lo enfocada que estás en lo que quieres lograr. También es importante confiar en la propuesta de valor que ofreces a tu empresa. Hacerte preguntas como: ¿quién eres tú?, ¿cuál es tu desempeño diario?, ¿eres responsable?, ¿has cumplido con tus deberes?, ¿tu jefe conoce tu trabajo bien?, ¿estás dispuesta a ceder tu posición durante  período?, etc. La segunda en realidad es la más que va a responder las preguntas inmediatas que tendrá tu supervisor o jefe al momento de proponerlo: quién realizará tu trabajo en ese tiempo, si tienes a alguien de confianza que pueda reemplazarte y si estás dispuesta a no ser retribuida económicamente durante ese periodo.

Y así las cosas, Pamela se sentó con su plan estructurado, respondió a todas las preguntas de su jefa y para su sorpresa, ella terminó expresándole que la entendía completamente y que también quiso hacer eso e irse un semestre a estudiar francés cuando tenía su misma edad. Así que su respuesta fue positiva, le propuso hacer lo posible y le expresó que además se sentía muy feliz de ayudarle a lograr algo su sueño. Cuento largo corto, su agencia y su cliente Coca-Cola aprobaron su plan y Pamela estaba lista para emprender su travesía sin la preocupación de perder su oportunidad de trabajo.

Parte 3: Contar con el apoyo de su familia y soltar anclas

Contar con el apoyo de la familia era un paso clave también. Parte de la felicidad cuando te vas sola es saber que tu familia apoya tu viaje por más loca que parezca la idea, que te cuidan desde la distancia y están ahí siempre pendientes a tu bienestar y al regreso. Su primera cómplice fue su hermana (otra gypsea de la vida!), quien desde el primer día la motivó, la acompañó en cada paso y en la distancia seguía inspirándola y haciéndole regalos de motivación como este post en su blog. A Pame también le importaba mucho el apoyo de su padre de quien es muy unida y quien la apoyó 100% cuando ella pensaba que para él sería una locura (aunque sufrió un poquito hasta que regresó) y aparte, su madre, también viajera incansable y quien le enseñó a disfrutar de la vida, le hizo uno de los mejores regalos para su cumpleaños #33. Le reservó una noche de hotel de la cadena donde trabaja, en una islita en Portugal que para ella fue como la noche de una reina, luego de 1 mes andando con los pies y la espalda hechos un desastre. Para una viajera que poco le importa la estética y los lujos durante sus viajes, fue el sinónimo de “tirarse y mimarse todo el día en la cama”. A veces es totalmente necesario.

Así que Pamela estaba ya lista para soltar anclas y comenzar una gran travesía de transformación.

Parte 4: La experiencia

La llegada a Tailandia.

“Decidí que el viaje empezaría con el curso porque sabía que iba a haber una transformación importante, significaba comenzar más abierta a la experiencia que iba a vivir. Elegí el Blessing Backpackers Hostel al llegar para descansar del ‘jetlag’, tenía lo necesario para mi primera noche en Tailandia. Al otro día me dirigí al lugar del curso que quedaba cerca de ahí, en donde tuve 4 días de adaptación al detox que estaría recibiendo por el próximo mes. El lugar fue exactamente como lo esperaba, me sentía súper nerviosa y la misma vez emocionadísima. Una de las primeras personas que conoció fue a mi compañera de cuarto, una chica suiza de 18 años de quien aprendí mucho a pesar de su corta edad y con la que tuve una conexión muy especial y quien fue una de mis maestras en este camino. Desde el primer día me sentí como en casa y eso fue muy importante para comenzar a conectar.”

El curso.

“Todos los días nos levantábamos a las 5am , hacíamos el proceso recomendado de purificación diaria y comenzábamos la primera sesión de yoga y meditación. Siempre comenzábamos con el día todavía a oscuras y se transformaba en uno de mis momentos favoritos a diario, cuando abría los ojos y comenzaba a salir el sol del amanecer. Mi corazón siempre se sentía agradecido e iba descubriendo algo cada día.  Luego desayunábamos (mucha fruta, avena con frutos secos, leche de coco, agua de coco, etc.) y continuábamos con el curso teórico (filosofía, valores,etc.) y yoga hasta el almuerzo (ensalada, verdura, tofu, lentejas, fideos, curry), todo vegetariano y riquísimo. Luego del almuerzo volvíamos a teórico/yoga hasta las 6pm que era la cena. Era muy intenso, así que luego solo quedaba tiempo para estudiar, ver alguna película y dormir, porque terminabas muerta. Así continuaba de lunes a viernes hasta el sábado al mediodía, el resto del tiempo nos escapábamos a salir a conocer los alrededores cuando podíamos. En una ocasión nos llevaron a un gran templo y un sauna en un lugar mágico. Algo muy bueno en la preparación del curso, es que desde la primera semana tienes que aprender a dictar tu propia clase, algo que para mi fue muy retante teniendo como primer idioma el español y utilizando los términos y la fluidez necesaria de una clase de yoga.”

El resultado.

“Fue una transformación emocional, no solo física. La conexión con el grupo y la convivencia durante ese mes le añadieron mucho valor a la experiencia porque tienes la oportunidad de sumergirte completamente, aprender de ellos y ver el progreso de cada uno. Todos tenían una historia, tenían algo que enseñar y cada uno pasaba por su proceso, compartías todo, era muy íntimo. Aparte del estudio y el tiempo de meditación fue una experiencia de desintoxicación de la mente y del alma, trabajabas mucho internamente todos los días. Habían momentos difíciles pero que eran parte del proceso para desintoxicar, botar, soltar y volver a comenzar: todo lo que podría resumir en renacer con las manos y el corazón abierto, agradecida por tu pasado y viviendo el presente más que nunca.. Recomiendo 100% esta experiencia más que cualquier otro curso en el país de uno, lejos de todo lo que te da confort, dedicándote a eso 24/7. Los retos con los que te encuentras hacen la experiencia aún más significativa.  Todos los dias aprendía algo y recibía mensajes de mis maestros y de las personas hermosas que me regalaron en este camino de transformación. Gratitud y conexión al 100%. La despedida al final fue mortal, fue como si me fuera de mi casa y me despidiera mi familia. Una experiencia inolvidable, que me hizo volver a conectarme con Dios, con la naturaleza, con la gente que me rodeaba y conmigo misma.”

La travesía.

“Viajar para mi es salir de la rutina, del espacio donde estamos acostumbrados, conocer otras culturas distintas, ver de cerca realidades completamente distintas a la tuya, no solo los lugares sino la gente que conoces y los idiomas. Sueltas tus miedos, y cuando viajas sola más aún, rompes paradigmas, prejuicios, te liberas de las expectativas,  te descubres, sacas fuerzas que no conocías, eres tu propio motor. Disfrutas todo de una manera distinta, estás siempre presente. Decidir a donde ir todos los días en libertad total es alucinante, a veces eres invisible y a veces no, todo nace de ti y vas construyendo una versión más tuya , más propia. Te sientes más tu misma que nunca antes en la vida.

En este viaje me dediqué a comprender qué es lo que Pamela quiere, qué es lo que Pamela necesita, qué es lo que Pamela busca.  Mi regalo fue: “Parar mi vida, salir y buscarlo.”

Detalles…

Países + ciudades visitadas:

“Lima – Los Angeles – Tokyo – Bangkok – Koh Samui – Koh Phangan – Khao Sok – Krabi- Vietnam – Indonesia – Bali (Ubud- Seminyak- Gili islands) – Singapour – España (Madrid-Granada, Cordoba) – Portugal (Lisboa- Madeira)- Italia (Roma- Florencia- Bologna -Venecia) – España (Barcelona- Madrid) – Lima”

¿Qué fue lo más loco que hiciste?

“Montar moto en una isla increíble en Tailandia, estar con elefantes, estar en un ‘static dance meditation’ con mi familia yogui viendo el sunset y bañarme en una isla increíble viendo el color magico azul en mis pies junto a mis mejores amigas.”

Lo más rico y/o raro que comiste fue…

“Los más rico la comida tai: Pad thai & papaya salad y la comida hindú que es mi favorita del mundo. No comí muchas cosas locas. Comí muy sanito :)”

¿Cuáles fueron las 3 cosas que más te sorprendieron en el viaje?

“Los prejuicios y expectativas. Siempre me sorprendieron las personas que conocí, una primera impresión no es nada a lo que te puedas encontrar en alguien que conoces. Este viaje me regaló personas maravillosas que me enseñaron que te puedes sorprender . Me sorprendí de mi misma, de la fuerza interior que tenia dentro de saber que soy capaz de todo si me lo propongo y cuando pongo todo mi corazón en ello… Me conocí y me sorprendí con partes de mi que no tenia ni idea y que descubría cada dia.”

Un lugar inolvidable para ti fue…

“KO PHANGAN – por que ahí hice mi training de yoga y me transformé junto a una familia de personas de diferentes nacionalidades que íbamos buscando lo mismo y nos encontramos para conectarnos en niveles hermosos, no solo en un lugar increíble lleno de paz y magia sino en el momento perfecto de cada uno. Porque todos estábamos ahí para sorprendernos con nuestra transformación y acompañarnos en ella. Esa islita fue la que me llenó de amor y en la que me sentí más conectada que nunca a mi misma, a las personas que me regalaron y a la tierra, naturaleza… Fue donde me sentí más yo misma que nunca, viví reconociendo la simpleza en todo… en las sonrisas de los tais, en su forma de ver la vida y apreciarla… fue increible.”

El mayor challenge (contratiempo) fue…

“Cuando llegue a Vietnam y me cobraron la visa que ya había pagado anticipadamente y no tenía efectivo… no había cajero en la zona y no podía pasar hasta que el encargado se dignara a llevarme al cajero que estaba afuera de migraciones. Para ello tuve que esperar 4 horas. Además hacia frío y como no había visto la temperatura (peor error de viajera), estaba completamente de verano… congelada, sola, sin plata y sin poder entrar al país. “

Lo que te enseñó este viaje…

“Después de haber hecho este viaje aunque tenía miedo… siento que soy capaz de cualquier cosa y que el único limite es el cielo. Estoy abierta a las infinitas posibilidades que se que hay para mi y cada persona en el mundo… y confío en que si pongo mi corazón en lo que haga… saldrá.”

Travel app favorito o websites que usas para planear tus viajes:

Hostelworld fue lo mejor para poder elegir hostels con recomendaciones de personas que viajaban solas como yo. Siempre buscaba las referencias de mujeres que viajaban solas y me ayudó un montón a sentirme segura. Nunca tuve ningún problema en ninguno de los hostels recomendados (claro que estuve en varios hostels donde me encontré con una variedad no envidiable de mosquitos y animalitos extraños pero sabía que era parte de la aventura). Utilizo mucho Skyscanner– ¡LO MEJOR! También Google Maps fue mi salvador y para mi un must en un viaje sola para no perderme.  :)”

Tu lema de vida al viajar:

“Wherever you go, go with all your heart.”

¿Couchsurfing, Hostel or Hotel?

“En Asia hostels – cuartos compartidos con 2, 8 o 6 – en algunos casos mixtos y otros solo con mujeres. Cuarto personal en pocas ocasiones y solo en Bali decidí que estaría en un hotel para descansar bien y sentirme un poco más limpia y tomarme un duchazo. Europa: hostels mixto pax 6. Casas de amigos, sofás de amigos, hotel increíble en Portugal- Madeira (regalo de mi madre por mis 33 años que trabaja en una cadena de hoteles que tiene un hotel en esta islita preciosa) El mejor cumpleaños ever… Mi experiencia en Airbnb fue la mejor en Madrid y Roma. Me hicieron sentir como en casa las dos mujeres que me hospedarnos. Miles de detalles. Realmente fue una experiencia que me sorprendió y era hasta algunos casos más barato que en los hostels compartidos. Vale la pena. Lo bueno de los hostels es que conoces más gente pero depende de lo que busques.”

Qué prefieres, ¿maleta o mochila?

“Mochila, mochilera de todas maneras. Llevé una de 52 kilos y una pequeña para los viajes por Europa. La mochilera es la voz sobre todo en Asia por que no puedes jalar tu maleta por todos lados y es incómodo pasar de un transporte a otro. Además todo el mundo te ayuda en Asia 🙂 En Europa me pareciá más complicado por que las aerolíneas ‘low costs’ tienen muchos límites con el equipaje y te cobran por todo, pero a mi me tocó dejarla en una casa e ir por Europa con la pequeña.

El “must have”:

“Toalla microfibra, toallitas húmedas, repelente especial, zapatillas (tenis) y sandalias para sacarles la mugre, mi matt, mi ipod con mi música preferida y mis libros.”

Bregando con el Jetlag…
Tu remedio post viaje es:

“No dormir absolutamente nada en la tarde aunque me muera de sueño. Tomar mucha agua y buena actitud.”

Próximo destino:

ÁFRICA

¿Dónde podemos seguir tus aventuras?

En Intagram como: @wishipam

El resto…

Bangkok

Vietnam

Indonesia

Singapour

Portugal

 

Italia

España

 

 ≫∙∙ – – ••• – – ∙∙≪

El viaje de Pamela nos inspira a vencer los miedos de perder la estabilidad y el confort por ir en busca de un sueño. Muchas veces los viajes nos hacen sentir al final que queremos volver a renunciar a todo o que ni siquiera queremos regresar a la vida de antes. Vuelves súper motivada o completamente desmotivada. Ponen en perspectiva nuestra realidad diaria. Pero esa oportunidad que le dio su empresa de volver a la estabilidad, de otorgarle un espacio para vivir algo tan grande y tomar un respiro de la rutina, la hizo sentir muy valorada. Sí, es real que no todos corremos con la misma suerte de Pame (y tener una jefa tan cool!), pero no se pierde nada intentándolo construyendo un buen plan.

Vivir una experiencia así te hace sentir desnuda ante la vida, te hace conocerte y crear un mundo de posibilidades nuevas. Te visualizas y te permites encontrarte con la realidad de tu presente, dónde estás y hacia donde quieres ir. Yo creo que Pamela ha construído un gran escalón en su vida a través de este viaje, difícil de destruir. Descubrió sus herramientas más reales y afinó su paso por la vida. Este recorrido de 3 meses por tantos lugares y tantas culturas la premiaron con el mejor regalo de cumpleaños al cumplir la edad de Cristo: el de descubrir su verdadero propósito y rumbo en la vida. Porque estoy segura que ya nada podrá detenerla en ese viaje.

Gracias por tanta inspiración, Pame. 🙂

Y ustedes gypseas, siéntanse en la libertad de hacer todas las preguntas que tengan en los comentarios abajo. La idea de esto es empoderarnos todas compartiendo más información valiosa.

Espero que les sirva de ayuda.

Con ♥.

Fran

≫∙∙ – – ••• – – ∙∙≪

“Feel the fear and do it anyway.”

~ Susan Jeffers