La adicción al teléfono celular es una de las conductas de dependencia más notables de nuestro diario vivir, en el que la era digital y la obsesión por la comunicación inmediata han logrado interferir en gran parte del consumo de nuestro tiempo y pensamientos diarios.

A veces no nos damos cuenta de cuán grande podría ser este problema pero si se tiene en cuenta al celular como una parte esencial de lo que eres, siendo lo primero que alcanzas tan pronto despiertas en la mañana y lo último que sueltas en la noche, podrían ser señales notables de una adicción.

Muchos lo usamos por cuestiones profesionales, pero aún así y desde mi punto de vista de profesional digital freelancer que depende totalmente del wifi y la conexión inmediata con clientes y comunidades virtuales, son muchas las veces que uno siente la necesidad de desconectarse de tanto bombardeo de información, y tirar el teléfono por un barranco (literalmente). Siendo el celular una de las herramientas de las que dependo diariamente y una de las distracciones que más me aleja del ‘mindfulness’, he querido adaptar un nivel de conciencia más allá de la dependencia a este aparato electrónico, aplicando ciertas técnicas diarias como parte de un proceso de desapego y de prestar más atención al momento presente conmigo misma, al menos durante 1 hora al día.

Los resultados han sido súper positivos y creo que si te identificas conmigo y buscas también cómo deshacerte del celular más a menudo, este blog post podría ayudarte un montón.

Aquí te comparto 7 maneras con las que puedes lograr vencer esta adicción tan común:

1 ➳ Evalúa su uso

Inicialmente debes evaluar con certeza cuánto tiempo del día te consume su uso. El primer paso debe ser tener una perspectiva clara de cuántas veces abres la pantalla de tu celular a diario y con qué propósito. Quienes lo utilizamos también por motivos profesionales podemos hacer el esfuerzo de desconectarnos y simplemente establecer prioridades. Pregúntate, ¿cuán necesario es que abras tu email o una red social cada 20 minutos? Piensa en la importancia de ver inmediatamente ese texto, email o notificación de aplicación que suena cada vez con un ‘beep’. ¿Podría ser que estás realmente aburrid@, que necesitas una estimulación o que esa persona o situación no puede esperar por ti?

Screen Shot 2016-06-26 at 6.20.53 PM

2 ➳ Ocupa tu tiempo en actividades fijas

Invertir tu tiempo en actividades que te llenan y te hacen feliz, te ayuda a prestarle mayor atención a ellas. Esa atención aumenta si las disfrutas con más frecuencia y sin la presencia de tu celular. Propónte practicar una actividad fija 1 vez al día o al menos 2-3 veces en semana, en la que tengas que interactuar con otras personas o puedas compartir contigo mism@. Hazlo como algo consecuente, priorizando tu tiempo sagrado, en modo  “celular no permitido”. Lo mismo hago con mis clases de yoga, con mis mandalas, con el tiempo en que comparto con mi familia y amigos o el momento en que decido tan pronto me levanto que no veré mi celular hasta que me lave los dientes, medite y le eche agua a mis plantas; ese tiempo es sagrado para mi y si le fallo a eso, me fallo a mi misma y le aporto más tiempo de mi vida a lo que está pasando adentro de mi celular, que no puede ser más importante que la vida real deferente a mí.

3 ➳ Socializa en tu realidad física

Muchas veces olvidamos que los medios sociales digitales no crean una interacción social real. En ocasiones expresamos cosas que realmente no tienen la importancia que se les da o pensamos que compartiendo un fragmento de nuestro día logramos la interacción necesaria como seres sociales que somos. Otra veces utilizamos esa manera de comunicarnos para recibir una satisfacción inmediata de gustarle a alguien o no tener que mostrarnos en la realidad tal cual somos, como una manera de filtrar lo que sentimos, sin la necesidad de mostrar nuestras aptitudes sociales. Por eso a veces nos sorprendemos mucho cuando nos encontramos a algún amigo de Facebook que anda todo el día posteando lo feliz, elocuente y social que es, pero en persona se muestra como todo lo contrario y puedes percibirlo como una persona “socially awkward”. Cuando empezamos a utilizar nuestros celulares menos, comenzamos a sentirnos tal vez más solos, pero eso mismo es lo que puede empujarnos a establecer una conversación con la persona del lado y a interactuar más con el ámbito real que te rodea. ¿Qué tal si cierras tu cuenta de Facebook por una semana o un mes? Podría ser un buen reto.

Screen Shot 2016-06-26 at 6.19.49 PM

4 ➳ Presta atención con tus cinco sentidos

Tu felicidad diaria depende mucho del tiempo en que sientes que te escuchas, que te sientes, y que te amas, lo que requiere mucho de prestarte atención y esto solo ocurre cuando estás consciente de tu entorno y de lo que mereces vivir o experimentar. No permitas que el celular sea una distracción de lo que sucede a tu alrededor o que se convierta es una máscara en la que te refugias todo el día. Si tu cabeza está siempre ocupada en lo que ves o escuchas del mundo exterior o de lo bien que otras personas viven su vida, ¿qué tiempo te sobrará para vivir experiencias que tendrás para recordar de ti?

5 ➳ Reduce tu plan de internet

Una buena opción es reducir el plan de internet de tu celular. Nos enseñaron a conectarnos al mundo de manera ILIMITADA y cuando tenemos un celular optamos por pagar la oferta que sea lo MÁS ilimitada posible. De antemano sabemos que podríamos pasar largas horas en el celular porque para eso pagamos un plan con data ilimitada, por lo que es muy posible pasar largas horas al día en el celular. Así que intenta disminuir tu plan y a lo mejor eso te ayuda.

6 ➳ Aplicaciones útiles

Irónicamente tu mismo celular puede ayudarte a disminuir la dependencia de él. Existen aplicaciones disponibles para iOS y Android que pueden ayudarte como Break Free, Offtime, y Forest: Stay focused, be present.

7 ➳ Apaga el celular

Si sientes que no tienes la capacidad de voluntad para aplicar una de las sugerencias anteriores, debes tratar de aplicar quizás la más difícil de todas pero la que en verdad te ayudará a vencer tu adicción, apagar el celular. Al principio podría ser súper retante si eres una persona que hace búsquedas de información constantes por medio del celular o te estresa el hecho de perderte la última hora de todo o de volverte inaccesible con inmediatez. Puedes empezar por apagarlo al menos una hora al día o en tu hora de almuerzo, porque aunque lo pongas en el modo silencioso es más seguro que veas la pantalla brillando y no puedas aguantar la curiosidad. Creo que cualquier comportamiento adictivo se trabaja desde la raíz y el simple hecho de tener un celular implica que estás conectado al mundo 24/7. Úsalo con inteligencia emocional.

«-  •••  -»

Tener una adicción por el celular puede sonar tonto pero puede darse fácilmente de manera natural, es tan necesario para tantas cosas que se convierte casi en una necesidad física. Por eso nos sentimos desnudos cuando no lo llevamos o que puede darnos un ataque de pánico cuando lo olvidamos en algún lugar o lo perdemos. Por eso es importante evaluar nuestro nivel de dependencia y establecer los límites necesarios de uso. Lo mismo debemos motivar en los niños y futuras generaciones, que desde muy temprana edad están expuestos a esta conducta como algo natural. Aprendamos a vivir el presente cada vez más cerca de la realidad que verdaderamente importa.

¿Has vencido tu adicción por el celular? ¿Conoces otras formas de vencer esta adicción? ¿Cómo lo lograste?

Cuéntame en los comentarios abajo. 🙂

Con ♡,

Fran