Hello, gypseas!
Mi nombre es Frances, nacida y criada en Puerto Rico, muchos me llaman Fran, French, Frenchie, Franchu… Quizás por eso un día me antojé de aprender francés y de apodarme @frenchtoasted por todas las redes sociales. Pero el día que realmente conocí el significado de mi nombre fue como haber hecho un pacto con la vida. A mis 12 años, mi padre me trajo de un viaje una placa de esas que hablan del significado del nombre y lo primero que leí fue, “Frances: de Francia, LIBRE.” Qué momento tan simple y poderoso ese que me marcó para siempre y que hoy por hoy es la base de mi filosofía de vida. Ciertamente el nombre que te ponen cuando naces te marca de por vida y de ahí el resto es historia, de una mujer con ganas de no perderse un segundo y su constante búsqueda de vivir en libertad.
Gracias mami y papi.
Hace solo 2 meses tomé una de las decisiones más importantes de mi vida.
Luego de trabajar por 4 años como Social Community Manager para una agencia digital, decidí renunciar a ese trabajo que me daba el confort y estabilidad económica pero que ya no llenaba a un 100% mi alma inquieta, hambrienta de nuevas experiencias y aventuras. Así siempre he sido, firme, arriesgada y bastante impulsiva en mis desiciones, si algo no me llena profundamente, lo suelto y lo dejo ir. Y así fue como dejé todo hace 6 años para emprender sola la travesía más excitante de mi vida, mudarme a una ciudad totalmente desconocida para mi a hacer una maestría y a conocer por primera vez a la Frances mochilera, Buenos Aires de mi corazón. Se necesita toda una tarde o días para hablar de esa maravillosa experiencia, la que trazó mi vida de grandiosos viajes a mochila, expandió mi número de amigos por el mundo y me llevó a conocer la mejor versión de mi misma, la de una perfecta extraña encantada con todo lo que sus ojos podían lograr ver y a su alma alimentar. Desde ahí no he podido parar de viajar con frecuencia. Y estoy segura de que una vez eso te pasa en la vida, no hay vuelta atrás. La Frances que vivió en Argentina es y será siempre mi motivación para seguir adelante y para comprender que no se puede desperdiciar el tiempo de vivir la vida que sueñas. Con todo esto en mente y ahora que llegué a los 30’s, he decido ser una Community Manager con propósito, con el deseo de crear una comunidad de mujeres que se admiran las unas a las otras y se unen como una gran tribu a conquistar el mundo juntas. Traigo ahora una mochila con sueños de viajar más, crear, conocer, emprender y escribir todo lo que viva en esta nueva vuelta.
Apasionada de las artes, los viajes, el cine, el baile, la yoga, el buceo, los pisos lindos, las flores, lo antiguo, lo marroquí y todo lo que tenga la fluidez de un mandala.
Siento un deseo voraz de conocer mi propósito en esta vida. Cada día al levantarme miro la hora y la luz del día y siento que me debo apurar a vivir. Esa inquietud a diario, manifiesta en mi horas infinitas de creatividad e impulsa mucho mi espiritualidad. ¡Imagina lo que hace conmigo los fines de semana! Un día en mi vida es escaparme un rato a la playa, aprender algo nuevo, pensar y pensar en ideas, crear copys, leer sobre astrología, practicar  yoga, alimentar el arte o pintar mandalas sin parar, mi terapia y meditación favorita. Ya para el finde la agenda se multiplica por tres, necesito llegar a esa playa rica, a ese arrecife floreado bajo el mar, a ese perfecto sunset, isleña de corazón al fin, ¡la niña que quiere vivirlo todo! No hay tiempo que peder. 😉
Pero como todo en la vida necesita un balance, así como la creatividad me ayuda a volar y la meditación a aterrizar, siento que es necesario este espacio para desplegar todo ese mar de vivencias y aprendizaje. Ahí me refugiaré para escribir aquí, para compartir contigo lo que vivo, lo que conozco, lo que aspiro, lo que soñamos y lo que nos mueve como mujer. Y también mi aportación a engrandecer lo que somos y lo que vinimos a hacer en esta vida. Necesitamos amarnos más y mucho.
Me gustaría ser junto a mi querida Anahí, esa pequeña voz que te hala a hacer cosas extraordinarias, a informarte, inspirarte, a alegrarte el día, a vivir aquí y ahora.
Gracias por la oportunidad. 🙂
Con ♥,
Fran